martes, 20 de abril de 2010




VIAJAR ES UNA BUENA FORMA
DE APRENDER Y DE SUPERAR MIEDOS.
(LUIS ROJAS MARCOS)

CHRONICLES PULIANERAS IN LONDON

CAPÍTULO III
Día 25 de abril de 2010 (1ª parte)
Londres

La mañana se inicia con mi particular enfrentamiento con la ducha: no consigo regular la temperatura del agua y lo mismo me escaldo que tirito. Todo sea por arrancar a las 9:15 horas.

La ruta comienza en la estación de Kings Cross-St. Pancras, en la que tomamos el metro hasta Green Park. La mañana está medio nubosa, pero parece que, por ahora, no va a llover. Caminamos por el parque en dirección a la entrada que da acceso a Buckingham Palace, a cuyas verjas llegamos alrededor de las 10:00 horas. Tenemos que esperar hasta las 11:30 horas para asistir al cambio de guardia. Matamos el tiempo como podemos (incluso buscando compresas de última hora) y, paulatinamente, el lugar se va atorando de más turistas.

A las 12:00 horas, después de presenciar los detalles que nos permite la masa humana allí congregada y como la reinona Isabel no nos va a recibir, decidimos dirigirnos hasta la Abadía de Westminster pateándonos Buckingham Gate, ruta en la que realizamos una parada para que se pongan los students tibios de colacaos y bollería. Al salir de la cafetería, una llovizna insidiosa decide acompañarnos. Por Victoria Street llegamos hasta la Abadía. No entramos al parecerles caro el precio. Algún que otro student (llamémoslo míster I.) propone que, después de comer, volvamos al hotel para echar la siesta. Caso omiso. Y aunque la lluvia se torna más abundante, seguimos la ruta: Big Ben, Houses of Parlament y (vía Bridge Street) London Eye.

Arrecia la lluvia. Más andanzas (con las consabidas escalas para vaciar los riñones: cómo mean estos students): subimos por Parliament Street y Whitehall hasta llegar a Trafalgar Square, donde fotografiamos la columna de Nelson y la fachada de la National Gallery. En este instante es el hambre la que hace acto de presencia. La lluvia nos incomoda y elegimos la estación de Charing Cross para cobijarnos y que los students llenen el estómago.

¿Qué sucedió en Charing Cross?
¿Dejó de llover?
¿Mearon más los incontinentes?
¿Cuál fue el siguiente objetivo de esta empapada ruta?
¿Dormimos la siesta?

Todos estos interrogantes hallarán respuesta en la siguiente entrega de estas memorias desmemoriadas.
CONTINUARÁ
Las imágenes ilustrativas:
1. Greenwich nos acoge y ampara.
2. Los piratas ingleses se trajeron el Partenón al Museo Británico.

3 comentarios:

FRAN OÑICO dijo...

no maestro (o profesor) lo importante es ganar y como er ruso es una marikitiya silvestre del campo ps que coma mierda ...

andres dijo...

La vida está llena de cambios... Esta vez Londres ha sustituido a Italia. Balance?

Tepes dijo...

Balance positivo. Las incidencias con la chavalería son siempre las mismas, y en eso ando curtido. Por lo demás, Londres tiene su punto, aunque he de reconocer que he echado de menos algún que otro mítico capuchino.