lunes, 18 de septiembre de 2017

EL MIEDO ES MI COMPAÑERO MÁS FIEL,
JAMÁS ME HA ENGAÑADO PARA IRSE CON OTRO.
(WOODY ALLEN)

Y, una vez más, dejo la crítica cinematográfica al magín y la expresión docta de Cipriano Jiménez. Como anécdota, comentaros que ésta ha sido la primera película a la que ambos hemos asistido como espectadores, el mismo día, a la misma hora y en la misma sala.
It: Eso que superó la espectativas

Más que un remake, It (2017) -la cinta de "terror" que tanta polémica ha generado- es una nueva recreación de la aclamada novela de Stephen King.

Para lo que pensaba encontrarme, It no me ha decepcionado. Un apartado visual atractivo, teniendo en cuenta la pobreza de medios de la miniserie televisiva. Es un gran punto a destacar: aunque ésta fuera una cinta de bajo presupuesto, Tim Carrey le daba personalidad a todo lo que englobaba It (1990), presentando su magnífica interpretación de Pennywise, que obtendría más protagonismo en la miniserie y que en la película le es robado por los niños.

Sus contras:

En una cinta de tan larga duración, habría sido necesario un desarrollo de personajes más amplio.

Aparte de esto, el filme nos ofrece ciertas bajadas de ritmo, al igual que la novela. Nada más que destacar. Entretenida. Para pasar el rato.

Mi puntuación: 7'4 sobre 10.

jueves, 14 de septiembre de 2017

LA GUERRA ES EL ARTE DE DESTRUIR A LOS HOMBRES,
LA POLÍTICA ES EL ARTE DE ENGAÑARLOS.
(PARMÉNIDES DE ELEA)

No podéis quejaros. En la misma semana, dos entradas de la mano generosa del colaborador y crítico cinematográfico Cipriano Jiménez. No añado nada más porque en la primera crítica, la del filme Dunkerque coincido al 100 %. Y, en cuanto a la segunda, la de Spiderman Homecoming, he de reconocer que no la he visto dado que ya estoy saturado de superhéroes ya sean Marvel o D.C.

DUNKERQUE: UN ESPECTÁCULO VISUAL SIN ALMA

   El filme que ha arrasado durante el verano. De la mano del aclamado director Christopher Nolan.
   En la obra destacamos la imagen. Una fotografía nítida y contundente. Una paleta de colores triste a la altura de la atmósfera. La esencia Nolan de crear un apartado visual atractivo aunque no sea para nada funcional.
   Llegamos al “método Nolan”. Narrar una historia a través de varios espacios de tiempos distintos. Cuando desde mi butaca vi que aparecía este recurso, me enfadé. ¿De verdad era necesario cuestionar la inteligencia de los espectadores agregando un subtítulo por cada salto temporal?
   Sinceramente, yo creo que no. Es ridículo. Es otro rostro de la esencia Nolan: crear una historia que, a primera vista, parece compleja pero que puede entender hasta el más tonto… unos planos fantásticos interrumpidos por unos títulos explicativos delante de un fondo negro. Lo siento, pero no tiene mi “¡bravo!”.
   He leído que la película es muda. Incluso he leído que expresa mucho con poco diálogo.
   Está claro que me proyectaron una cinta totalmente distinta al resto del público. En la película que yo vi, los personajes explicaban lo que habían hecho, lo que estaban haciendo y lo que iban a hacer.
   Y mi pregunta es: ¿para qué quiere el señor Nolan una imagen tan perfecta si no la sabe utilizar?
   Señor Nolan, yo veía con mis propios ojos lo que hacían los personajes. No es necesario que me lo explique con títulos, tengo dos dedos de frente.
   Después, me doy cuenta de que faltaban mucho más de diez minutos para que acabara aquella tortura y continuaban los diálogos redundantes y esa manía de musicalizar los tiroteos para que la tensión aumentara. Pero lo que Nolan no sabe aún, después de tantos años, es que si supiera utilizar la maldita narrativa visual, no necesitaría una maldita banda sonora para crear tensión.
   Llegamos al final de este castigo y viene a mí la misma reflexión de siempre: el gran error de Christopher Nolan es su imagen, su explicativa y la incansable manía de unir ambas.

Mi puntuación: 6’5 sobre 10.

SPIDERMAN HOMECOMING: MARVEL COMERCIAL PARA UN RATO

   De nuevo se reinicia la saga. ¿Se capta la esencia? No del todo.
   Tom Holland es el nuevo Peter Parker y este, sin duda, es el nuevo Spiderman.
   Pero hay ciertos datos que nos han hecho salir descontentos a algunos espectadores.
   La diferencia entre el cómic y el filme es tan notoria, que no puede pasar desapercibida. Sólo tenemos que reflejar dos grandes momentos: ese tono futurista que, en el cómic, no llega hasta muy tarde, y el ofrecimiento del nuevo traje por parte de Tony Stark.
   Pero, ¿qué se siente cuando ves la película?
   La primera impresión es muy buena. Tanto tiempo de espera consigue que cojas la película con fuerza y no la sueltes con un único deseo: ver otro momento cómico más en la siguiente escena.
   Además, me encanta la relación entre Ned, su amigo agente, y Peter: no es forzosa, es limpia e informal. Ned es un personaje casi perfecto. Hace que te caiga bien, que tenga su historia, que tenga su hueco en la trama… aunque su hueco no sea demasiado grande para, así, no quitar protagonismo a Spiderman.

Mi puntuación: 7’1 sobre 10.

lunes, 11 de septiembre de 2017


TODOS SOMOS VIAJEROS
EN EL YERMO DE ESTE MUNDO,
Y LO MEJOR QUE PODEMOS ENCONTRAR
EN NUESTRO RECORRIDO
ES UN AMIGO HONESTO.
(ROBERT LOUIS STEVENSON)

Cerca de dos meses sin actualizar el blog. Indudablemente, soy un descastado y un impresentable.
¿El motivo? Con sinceridad, no hay un motivo claro. Tal vez la inapetencia, acaso la vaguería, quizás nada y todo al mismo tiempo.

Me dejo de divagaciones que pretenden ser excusas injustificables. Y retomo el devenir de esta pieza vital, que es el blog, con una crítica cinematográfica... crítica que se debe a la visión de Cipriano Jiménez, que también vuelve por estos lares. El cartel de la película que es objeto de comentario abre esta entrada... animación española... 

¡Ay! Quienes me conocéis, sabéis de sobra en qué se resume mi apreciación acerca de este tema: enorme dignidad en los planteamientos técnicos y mucho camino que recorrer todavía en la escritura y resoluciones de guion. De hecho, las valoraciones de Cipriano coinciden, con algo más de prosa, con las mías. Y, para entender el tono de sus palabras, sólo debéis poneros en el lugar de quien se enoja contemplando un sinsentido visual.

Fin de la introducción, no sin antes recordaros una básica advertencia: ojito con las campañas publicitarias sin mesura, porque quien te vende su producto, por coherencia, no te resaltará sus defectos. Y otra: que muchas voces te aseguren que algo es bueno, no quiere decir que ese algo sea realmente bueno... que, de tanto repetir el mensaje, acaba por convertirse en verdad.

TADEO JONES 2: EL SECRETO DE LA ESTAFA ANIMADA

Una fotografía sobresaliente, con una animación que te atrapa gracias a lo realista y detallada que es. Pero, en cuanto un personaje abre la boca, la película se chafa… hasta llegar a un punto en el que no consigues empatizar con ningún monigote. 

Aunque la fotografía recree el ambiente perfecto, el guión tiene huecos y vacíos de ritmo, como los de mi culo después de levantarme de la butaca. Exactamente. A esto hay que sumar el peso de unas situaciones y unos chistes pésimos que consiguen que el guión, adaptado al entorno en el que se encuentran los personajes, provoque una risa idealizada (lo describiremos así). Incluso me atrevo a afirmar que el guión, en algunos momentos del la película, no es que sea una mierda… diremos que es una puta basura, y si alguien hubiera entrado en la sala durante alguno de esos instantes y me hubiera cortado el cuello, yo me habría alegrado.

La primera recreación de Granada la considero técnicamente muy deficiente, pues se produce un lapsus en que las texturas se comprimen y le otorgan naturaleza de un video-juego de los años 90. Poco a poco esta circunstancia técnica mejora con las persecuciones a través de la ciudad, ya que, sinceramente, los personajes no tienen que dialogar y únicamente gritan. Y, para su final, el filme cuenta con un desenlace a la altura del resto del nefasto guión.

En resumen, se trata de una película muy espectacular en cuanto a imagen pero que a mí, sinceramente, no me aporta nada. Menos mal que no es mi dinero lo que me he dejado ahí, porque, entonces, me enfadaría.

martes, 11 de julio de 2017

video

TODO ES EFÍMERO COMO EL ARCO IRIS.
(VIRGINIA WOOLF)

Primera entrada de este verano, una actualización que trae la novedad de que se inicia no con una fotografía, sino con un vídeo de elaboración personal, muy sencillo, sin pretensiones, cuyo objetivo es compartir con vosotras y vosotros, y transmitiros a la par, mi casi obsesiva idea, de tintes relativistas, acerca de que, por naturaleza, en esta existencia todo es fugaz, desaparece o se transforma en algo distinto desde su estado original. Desconozco cuántos episodios formarán parte del proyecto... aparecerán según vayan surgiendo... y desaparecerán.
Y he de admitir que el momento de la edición del vídeo ha coincidido con la enésima constatación en mi devenir de esta aniquiladora fugacidad. Como los rastros del ambiente que brevemente queda después de una lluvia veraniega, así se evaporan los rastros de esos vacíos que nos esforzamos por llenar de nadas.

Os recuerdo (y hablo con quienes sentís como siento yo, porque esta idea no será válida para quien no lo perciba de igual forma) que en este desierto los espejismos no dejan de ser espejismos, que una brizna de hierba en la arena no implica que, a su alrededor, si nos esforzamos, crezca un vergel, que la belleza cromática del arco iris no deja de ser una ilusión óptica... que, luego, vuelven la nada y el vacío, y que el abismo nos zarandea con la intención de absorbernos. Admitir que, incluso aquello que contribuye a otorgarnos un instante de felicidad acabará por disolverse, no aliviará el dolor pero aminorará la angustia.

Así que el vídeo tiene envoltorio terapéutico.

Nada más.

¡Hasta pronto!

jueves, 29 de junio de 2017

UN AMIGO ES UNO QUE LO SABE TODO DE TI
Y, A PESAR DE ELLO, TE QUIERE.
(ELBERT HUBBARD)

Brevísima entrada con el único propósito de agradeceros vuestra generosidad para que este proyecto, esta aventura, cobrara vida.

Y, de manera especial, reconocérselo al compañero de viaje que decidió compartir el proyecto en todas sus fases y aspectos. Has sido y eres pieza esencial de este engranaje. Y lo serás.

Por lo demás... ¡¡¡Buen verano!!!

miércoles, 31 de mayo de 2017

HACE FALTA, POR SUPUESTO, 
UN MÍNIMO CONTROL;
PERO TAMBIÉN
UN MÍNIMO DESCOSTROL.
(RAIMON PANIKKAR)

Hoy, para la crítica de esta película, cedo la palabra a mi insigne colaborador Cipri Jiménez. Fiaos de su juicio.


PIRATAS DEL DESFASE

Por fin recuperamos la esencia Sparrow en la saga, dejando de lado tanto romanticismo (aunque se nos hace presente al final, al menos no se excede). Una imagen y FX’ s espectaculares, como siempre. Esta vez con un guion potente, no como su antecesora.


Sinceramente, no tengo grandes críticas negativas hacia esta cinta. Me gusta el tono irónico y desfasado de esas escenas sin sentido. Al fin y al cabo, es la esencia de Piratas del Caribe. Pero hacía mucho tiempo que no lo veíamos en sus películas. Por eso, muchos espectadores ALUCINARON con este tipo de escenas. No soportaron el desfase.


Buenas interpretaciones de mano de un buen reparto que se ha implementado con buenos fichajes.

Mi puntuación es: 8

miércoles, 24 de mayo de 2017

QUE NO ESTÁ MUERTO 
LO QUE DUERME ETERNAMENTE;
Y EN EL PASO DE LOS EONES,
AÚN LA MISMA MUERTE
PUEDE MORIR.
(H.P. LOVECRAFT)

Resumo en una manida expresión francesa la impresión que me provoca esta enésima película de Ridley Scott sobre el mostruito que vino del espacio: déjà vu. Junto con la constatación de que se echa en falta la poderosa presencia de un personaje similar al de la teniente Ripley que, en su día, interpretara la inmensa Sigourney Weaver. Ni siquiera Michael Fassbender, enfundado en la piel de un sintético malvado (y esto no es spoiler porque se ve a la legua), logra despertar mi simpatía, desaprovechando todo el remanente renacentista que revela descaradamente. Por lo menos agradezco la simplicidad con que el guion muestra la obra magna del genio Miguel Ángel cuando el sintético David (¡oh, qué golpe de efecto!) dialoga con su creador, como atento replicante, en una escena que podría ser insertada sin dificultades en Blade Runner (1982), del mismo realizador.

Y ya está. Para acabar, voy a  presentar con algo más de detalle el batiburrillo filosófico, ético y religioso light que, a modo de pastiche, atufa el argumento. Enumero según me venga a la mente y vosotros reflexionáis, que no hay que darlo todo hecho: paradojas emanadas del triplete creador-creatura-criatura; tripulación descreída (entiéndase sin fe) bajo el mando de un capitán sumamente creyente y que acaba convertido en caldo de cultivo; decisiones inmediatas que deciden el destino de los agentes; dicotomía electiva entre el amor y el deber (¿prefieres servir en el cielo o reinar en el infierno?); influencia de azar en el devenir de la existencia; relación cainita de los dos sintéticos (David y Walter) que evoluciona al enfrentamiento entre el sociópata mesiánico y la víctima conformista (incluso se produce un intenso beso de Judas); patógenos concebidos como ángeles exterminadores de civilizaciones... Y no os rallo más.

¡Hasta pronto!