lunes, 7 de mayo de 2018

SALE DE LA GUERRA PAZ;
DE LA PAZ, ABUNDANCIA;
DE LA ABUNDANCIA, OCIO;
DEL OCIO, VICIO;
DEL VICIO, LA GUERRA.
(FRANCISCO DE QUEVEDO)

Doble ración cinematográfica para hoy, de las inestimables mano y opinión crítica del eximio razonador Cipriano Jiménez.


VENGADORES: INFINITY DURATION

La nueva secuela de Marvel, dirigida al alimón por Anthony Russo y Joe Russo, de la que todo el mundo ha oído hablar durante estos días, ha llegado a las pantallas después de arrasar en la publicidad y en el merchandising.
 
Como siempre, en la cinta encontramos ese estilo de acción frenética que dota a las escenas de un ritmo muy adecuado para este tipo de cine. El unir tantos elementos en un proyecto no había salido muy bien en el pasado, pero en esta ocasión la personalidad tan distinta de cada personaje ha beneficiado en la mejora de interacción entre ellos.  De entre este amplio paisanaje, destaco el de el Doctor Strange por la sabia aportación de carisma con el que dota Benedict Cumberbatch a este vengador.

Para variar, un CGI impresionante y un fantástico equipo técnico que, sin duda, aporta un matiz bastante más maduro en el ámbito narrativo-visual del que no estamos acostumbrados a ver en Marvel.

El único punto negativo que puedo expresar para Vengadores: Infinity War es su excesiva duración. Es una historia que se desarrolla lentamente con el objetivo de alargar el formato de duración, y es algo que se nota. Si esto último no hubiera sido así, tendríamos un perfecto film de superhéroes luchando por el universo con tonos más complejos que el resto de películas de este género y que, además, no tomaríamos mucho tiempo en ver. Sin duda sería muy eficiente en una campaña publicitaria…

Mi puntuación: 5’7/10



PROYECTO ROMPERITMO

En esta cinta tenemos la oportunidad de disfrutar de la evolución de ese cine, de serie ‘B’, de los 60’s en el que un temible monstruo simbolizaba a los comunistas y a la MAD (Destrucción Mutua Asegurada). La Guerra Fría trajo algunos títulos de culto como La invasión de los ladrones de cuerpos o La guerra de los mundos, y también un género que ha sido desarrollado hacia una rama distinta después de 50 años.

Proyecto Rampage no se mantiene a la sombra de Avengers: Infinity War, como estaba previsto para las taquillas españolas. Debido a que ambos estrenos estaban muy cercanos en el tiempo, es de suponer que la Marvel no se ha ‘portado’ como en otras ocasiones. 

Pero me olvido de tanta introducción y comenzamos con la crítica…

Hay que centrarse en la situación del conflicto, Dwayne Johnson en su labor de neutralizar a un gorila, un lobo y una serpiente modificados genéticamente que arrasan una ciudad entera y a su población.

Esta es la principal perspectiva de la película, pero yo añadiría otra como es el tono animalista. Desde la sencillez con la que se ha tratado este punto de vista, aún podemos entender a estos monstruos gigantes como víctimas de las empresas que los han contagiado con diversas sustancias. Como era de esperar, todo englobado por un magnífico CGI y unos diseños brillantes que sin duda te acogen en una acción frenética. 

Ahora bien, llegamos al punto no tan positivo: esta acción frenética es extendida innecesariamente para que la cinta llegue al maldito formato de las dos horas como mínimo. El final de la película parece que no llega nunca debido a que el ritmo narrativo de la lucha siempre es el mismo y no avanza, haciendo creer a los espectadores que están en un combate en bucle. 

Pero, sin duda, sólo por el resto de la hora y veinte con ese humor simplón, pero que funciona, y la carga visual de la transformación de los animales, merece la pena.

Mi puntuación: 6/10

¡Hasta pronto!

martes, 10 de abril de 2018

LAS HISTORIAS DE AMOR VERDADERO
NUNCA TIENEN UN FINAL.
(RICHARD BACH)

Hoy os ofrecemos, de la mano crítica de Cipriano Jiménez, su comentario y juicio acerca de la cacareada película La forma del agua, dirigida por Guillermo del Toro, uno de mis realizadores fetiche.

LA FORMA DEL BUEN CINE

Si navegamos por cualquier sitio web sobre cine, nos encontraremos con La forma del agua, filme dirigido por Guillermo del Toro que ha ARRASADO tanto en los Oscars como entre el público.

Antes de iniciar la crítica, querría anotar que, desde mi perspectiva, la cinta ha sido acogida de esta forma, en la famosa gala de premios, gracias a la nacionalidad del autor. Con esto no le quito mérito alguno a del Toro: sólo confieso mis pensamientos de que contiene una buena crítica hacia el gobierno actual de Donald Trump. 

Dicho esto, comencemos…

La película se ambienta en la Baltimore de la guerra fría. Y se localiza en un laboratorio gubernamental en el que se le realiza una serie de “pruebas” a un ser desconocido de apariencia antropomorfa, con un cuerpo cubierto por las escamas, aletas y branquias de un espécimen marino. Una encargada de limpieza piensa en un plan para acoger a la criatura antes de que sea asesinada por el gobierno de EEUU o de la Unión Soviética.

Se trata de un argumento muy interesante, y mucho más cuando lo contemplas en vivo a través de la narración visual tan intimista de Guillermo del Toro, la cual está presente en muchas de sus obras propias y en otras que sólo ha producido (El orfanato). Desde mi punto de vista, vende muy bien un recurso que mucha gente busca: el de lo “políticamente incorrecto” a la hora de plasmar el amor tal y como es. De hecho, se simboliza el amor interracial con el dato de que este ser es encontrado en un lago de Sudamérica.

Me parece un filme muy notable en cuanto a guion, aspectos técnicos e interpretación. Pero me sigo encontrando con el problema de la duración excesiva que también rodea esta obra, dejando unos fragmentos bajos de ritmo y de narración muy lenta, fragmentos que se convierten, para mí, en un estorbo para toda la composición del autor.

Mi puntuación: 7/10.

¡Hasta pronto! 

jueves, 22 de marzo de 2018

CÁSATE CON UN ARQUEÓLOGO:
CUANTO MÁS VIEJA TE HAGAS,
MÁS ENCANTADORA TE ENCONTRARÁ.
(AGATHA CHRISTIE)

Compartimos con vosotros la crítica sobre la enésima versión de Tomb Raider, surgida desde el enfoque analítico y valorativo de Cipriano Jiménez.


TOMB RAIDER: LARGA CROFT

Llega a las pantallas una nueva adaptación del videojuego Tomb Raider. después de la saga protagonizada por Angelina Jolie, las expectativas no eran muy altas en el momento de adquirir las entradas. Y esa fue la fórmula ideal para pasar un entretenido y largo rato. Sobre todo, largo. 

En esta ocasión, la intrépida Lara Croft nos lleva a Yamatai, la isla donde se encuentra enterrada la legendaria Himiko, siguiendo los pasos de su padre desaparecido. Pero, como debe de haber algún conflicto en la trama más allá de la difícil accesibilidad de la isla, esta se encuentra con la Orden de la Trinidad. Esta es un organismo alimentado por mercenarios que se aprovechan de este tipo de yacimientos arqueológicos y que han perseguido a Richard Croft durante años.

He de decir que el ritmo de la historia, los efectos especiales y el desarrollo de los personajes son más que un logro tratándose de la adaptación de un videojuego. Sí creo que todo podría haberse reducido en una hora y media y no en el formato de dos horas al que estamos acostumbrados a ver en esta clase de superproducciones.

Nada más que objetar.

Mi puntuación: 6,5/10.

¡Hasta muy pronto!

jueves, 1 de marzo de 2018

NO SE PUEDE PASAR UN SOLO DÍA
SIN TENER UN IMPACTO EN EL MUNDO QUE NOS RODEA.
LO QUE HACEMOS MARCA LA DIFERENCIA,
Y TENEMOS QUE DECIDIR
QUÉ TIPO DE DIFERENCIA QUEREMOS HACER.
(JANE GOODALL)

Sirva la anterior aseveración, de tintes ecologistas, como base de la crítica cinematográfica, que se ofrece en esta entrada, a partir de las reflexiones del impertérrito Cipriano Jiménez.

BLACK PANTHER: ¡VAYA PANTH-ALLAZO!

Una de las películas más esperadas estos días, Black Panther o Pantera Negra, arrasa en la taquilla internacional conjugando un estilo más maduro con el toque personal de la productora.


El filme es una buena reflexión sobre la sociedad actual: cómo dejamos de lado a la población del Tercer Mundo sin saber que ellos son más poderosos que todo Occidente en conjunto. Incluso podemos decir que la cinta, en cierta forma, trata de exponer, al igual que en el cómic, el black power, o poder negro, ya que la historieta surge en torno a las circunstancias de la opresión racista en Estados Unidos allá por los 70’s.


La película nos acerca a esta situación desde un punto de vista más maduro que el que estamos acostumbrados a ver en Marvel. Puede que esto sea un inconveniente para los más fanáticos, pero, para mí, no es más que una ventaja, auqne, para no variar, encontremos el recurso visual exprimido al límite que son las grandes secuencias de acción, con los laboratorios de Wakanda y, obviamente, el traje de T’Challa.


Detrás de todos estos puntos positivos, los contras de Black Panther son los mismas que acostumbramos a ver en cada entrega de la productora: duración excesiva, ‘enchufe’ de actores del momento -que no están a la altura- para subir puestos en taquilla, y aspectos presentes en los cómics que no deberían contenerse en la adaptación cinematográfica.


Teniendo en cuenta todo esto, puedo concluir que Pantera Negra es una buena película dentro de su género y que ofrece al público la misma calidad con la que ha soñado hasta el momento de comprar las entradas.

Mi puntuación: 6,5 / 10

¡Hasta pronto!

jueves, 15 de febrero de 2018

LO PEOR ES CUANDO HAS TERMINADO UN CAPÍTULO
Y LA MÁQUINA DE ESCRIBIR NO APLAUDE.
(ORSON WELLES)

El cine vuelve a ser centro de nuestra atención, la cual, en este caso, gira en torno al último trabajo de uno de los supuestos grandes, Clint Eastwood.
Cipriano Jiménez y su sesudo juicio crítico no se nos muestran hoy muy condescendientes con el largometraje 15:17 Tren a París, con lo que se suman a la opinión generalizada de que Eastwood se ha deslucido con este ferrocarril que descarrila en su trayecto hacia la Ciudad de la Luz.

Aquí tenéis su -siempre- certera valoración.


15:17 Tren a París: Tren a la decepción

Llegamos a un nuevo nivel de dolor mental en las butacas del cine. 

Aprovechan un nombre importante como el de Clint Eastwood para que éste le dé su típico tono patriota y canse al espectador hasta la saciedad. Aprovechan un nombre para vender un tema tan recurrente en la actualidad como unos estadounidenses armados en una situación de peligro. Aprovechan un nombre para convencernos de que un argumento que cabe en un post-it equivale a un buen guion. 

Una historia corta en la que la única tensión se encuentra en el atentado, extendida hasta las dos horas. Un ritmo lento y agotador que aborreció hasta mi propio padre al dormirse durante la sesión. Capas y capas de intención motivadora para presentar a unos personajes planos y actores menos expresivos que una tabla. 

El hecho de asistir a la proyección de este filme es tan estúpido como la escena del atentado en la que un protagonista intenta reducir al terrorista  mientras sus otros dos amigos observan los torpes movimientos del primero. Recalco que este protagonista, en concreto, parece un gran campeón de judo más que un militar. 

Nada más que decir: Clint Eastwood ofreciendo gran calidad e innovación para las carteleras y la propia historia del cine.

Mi puntuación: 3,5 sobre 10

lunes, 5 de febrero de 2018

SE PUEDE DISFRUTAR DE TODO
CUANDO UNO ESTÁ FIRMEMENTE DECIDIDO A ELLO.
POR SUPUESTO, HAY QUE ESTAR FIRMEMENTE DECIDIDO.
(LUCY MONTGOMERY)

Viene siendo el momento de hacer un repaso de algunas de las series que últimamente he visto y compartir qué pensamientos me han provocado. Admito que mi ritmo de visionado es pausado y que, tal vez, os vierta comentarios sobre temporadas ya más que analizadas por otras mentes sesudas. No obstante, ya sabéis que nunca es tarde si la dicha es buena. 

Comencemos, pues.


A pesar del menor número de episodios con respecto a otras temporadas y a un guión redirigido al posicionamiento o desaparición de los personajes ante el anunciado desenlace, la séptima temporada de Juego de tronos me ha obsequiado con tantos instantes placenteros de suma intensidad, que me entristezco únicamente con la idea de que todo este camino ofrece ya una meta muy definida. Tendré que conformarme con volver a disfrutar de la serie desde el primer segundo.


Diversión animada sin parangón me ha supuesto la primera temporada de Rick y Morty. La genialidad de cada uno de sus episodios, la excesividad argumental, los continuos guiños a la cultura pop y a los iconos de todos los tiempos, el barroquismo de los caracteres de todos los personajes... contribuyen, indudablemente, a presentar un producto maravilloso en su delirio, fantástico en su desquiciamiento.


También delirantes y desquiciados me parecen los ocho episodios que conforman esta primera temporada de Legión, vertebrados sobre las experiencias existenciales de unos mutantes infinitamente entregados a las paranoias. Lo mejor, la estética pop y setentera que envuelve el producto. Pero, tal vez, el guión resulte, en ocasiones, algo incomprensible.


Con la sexta temporada se despide de emisión (o, al menos, eso intuyo) este cuento de cuentos que perdió el norte allá por la tercera sesión (o quizá antes). La flojedad interpretativa de los actores encarnando a unos personajes ya muy deteriorados y explotados, además de unos argumentos trillados al máximo y con pocas sorpresas, consiguen que su adiós no se me revele como una gran pérdida.

Y, por ahora, ya vale.

¡Hasta pronto!

jueves, 18 de enero de 2018

LOS VIAJES SON, EN LA JUVENTUD,
UNA PARTE DE LA EDUCACIÓN
Y, EN LA VEJEZ,
UNA PARTE DE LA EXPERIENCIA.
(SIR FRANCIS BACON)

En nuestro periplo aventurero, hoy dejamos constancia, de la mano del colaborador Cipriano Jiménez, de la opinión crítica que le ha generado el visionado de la película Jumanji: Bienvenidos a la jungla.

JUMANJI: UN MUNDO A DESCUBRIR

Antes que nada, quiero aclarar un dato muy importante: no he visto la película original, de 1995 dirigida por Joe Johnston e interpretada por Robin Williams. Por lo tanto, mi opinión no podrá contener ninguna referencia a esta primera incursión argumental.
Una vez dicho esto, comencemos con la review del filme. 
En cuanto al reparto, grandes nombres de la comedia actual figuran en él junto a un imponente Dwayne Johnson, que interpreta a la perfección un personaje muy sencillo del que extrae varios matices, más allá de los atributos que el mismo videojuego le otorga.
El argumento es simple: un grupo de adolescentes es absorbido por un videojuego llamado Jumanji, del que deben escapar resolviendo cada nivel y obstáculo que se les presenta. Si bien cabe en un post-it, el guión lleva la acción y la aventura al extremo con unos efectos especiales de primer nivel que reproducen al más mínimo detalle está  gran selva. Además añade un toque de comedia muy agradable con el que el espectador luce más de una sonrisa. Pero, sin duda, tengo que agregar la buena utilización del típico recurso de los grupos en el cine, para que todos los personajes contrasten entre sí en casi todos los hábitos.
Realmente no tengo nada que decir en contra de Jumanji. Tal vez, después de rebuscar, pueda exponer que la duración es más larga de lo acostumbrado para el humor aunque, gracias al ritmo de la aventura, las dos horas no resulten excesivas. 
En resumen, una cinta muy entretenida, recomendada para pasar un buen rato.

Mi puntuación: 6'8/10

  
¡Hasta pronto!