sábado, 7 de noviembre de 2009


ME DESARRAIGO DE LA TIERRA.
VOY COMO UN SUEÑO SIN MAÑANA.
VIVO EN EL AIRE, TRANSPARENTE.
ROZO EN LOS VIENTOS LAS MONTAÑAS.
(CARLOS BOUSOÑO)

¡Lo conseguí! ¡Segunda entrada en la semana presente! No me lo puedo creer...

Y ahora que parece que el frescor propio de la época ya nos azota con sus ateridas manos, me da por evocar en mi magín paisajes más cálidos, como el de la fotografía que hoy comparto con ustedes, perráncanas y perráncanos: un rincón de la población de Fira, en la isla de Santorini, montaña y mar azul Egeo.

Esta última semana ha venido cargadita de eventos de diferente naturaleza, pero los he sabido compaginar sin que las pérdidas en el campo de batalla hayan sido significativas: tan sólo un leve cansancio al que derrotaré entre hoy y mañana.

Igualmente quiero compartir con ustedes la noticia de que vuelvo al terreno de montar una obra de teatro. Las exigencias del guión granadino son así. Para junio, daremos vida a un renovado montaje de El sueño de una noche de verano, de William Shakespeare, eterna pieza que ya llevamos a escena allá por mayo de 2004. Los espíritus de Teseo, Hipólita, Oberón, Titania, Puck y tantos otros personajes cobrarán nueva vida. Ya os iré comentando cómo se desarrolla el argumento del teatro detrás del teatro. Por ahora, la tarea consiste en revisar el texto y readaptarlo a la naturaleza del entorno y en realizar el casting (ya tengo algunos fichajes que pueden dar muy buenos momentos sobre el escenario).

En fin, perráncanas y perráncanos, que ya que se acerca el invierno, aprovechad algún ratito para, al calor del brasero, leer algún libro o disfrutar de alguna película o serie de televisión. Por si os sirve de ayuda, en el terreno de los seriales catódicos, ahora mismo me encuentro mezclando la tercera temporada de Buffy Cazavampiros, la también tercera temporada de Héroes y la segunda de Falcon Crest, con mi idolatrada Angela Channing como titiritera mayor. Menudo batiburrillo mental me estoy provocando.

Seguimos en contacto, señoritas y señoritos.

Posdata de penúltimo segundo: ¡En el cíber acaba de sentarse, dos ordenadores más allá, un japonés que es clavadito a Hiro Nakamura! ¡Yatá! Empiezo a sufrir los síntomas...

2 comentarios:

Almas viajeras dijo...

YA SABÍA YO QUE NO RESISTIRIAS UN AÑO SIN TEATRO.
Lo único que me tendrás que decir es como han conseguido convencerte.jajaja

"500 dias juntos"

Tengo que reconocer que nunca dejaré de ver cine romántico..aunque esta..no sea una historia de amor.

Ana Belén dijo...

Ay Antoñico, sería el que estaba a tu lado el mítico escritor?? Timaginas... jeje.
La verdad es que a las pasiones uno no se restiste sino que se deja arrastrar por ellas, y así es tu guión dondequiera que estés con la escena, con el guión, los movimientos y todo lo demás a lo que se viene llamando TEATRO.
Seguro que el insti aplaude entero y que los niños se entregan en cuerpo y alma.. me alegro de que el tiempo pase sin darte cuenta y de que Granada sea tu lugar natural y ya lo disfrutes día a día.
Besos al perráncano único y más artista de todos..