sábado, 4 de septiembre de 2010


EL PROBLEMA DEL MUNDO
ES QUE LOS IDIOTAS
ESTÉN TAN SEGUROS DE SÍ MISMOS,
MIENTRAS LOS INTELIGENTES
ESTÁN LLENOS DE DUDAS.
(BERTRAND RUSSELL)

Parece que, con la vuelta a la rutina, el hastío y la tristeza se van arrinconando.

Parece que, poco a poco, voy saliendo de este dislate estival.

Parece que, detrás de la incertidumbre, se vislumbra una pequeña lucecita.

Doy por imposible la tarea de borrar completamente todo lo vivido a lo largo de estos dos meses. Y aún quedan cuestiones que, de una forma u otra, deben evolucionar. Pero me encuentro un poco más animado y esto ya, de por sí, significa muchísimo.

Seguiremos luchando.

Y disculpad la brevedad de esta entrada.

4 comentarios:

Carmen dijo...

Una foto luminosa para ilustrar una buena noticia. Me alegro que los ánimos se restablezcan. Ya sabes, siempre p'alante...

Ana Belén dijo...

Yo debo ser inteligentísima... jaja
Mil besos

Tepes dijo...

Gracias por los ánimos, Carmen.
¿Y alguien puso en duda tus dudas, díntoma de inteligencia, PerráncAna?

Tepes dijo...

He escrito "díntoma" en vez de "síntoma". Qué genial.